PAULA CANO

Comparte este post con una amiga

3 Imprescindibles para ser percibida cómo una marca de alto valor

Las marcas no son todas iguales, lo sabemos todos. Uno de los objetivos de tener una identidad de marca es posicionarse en cierto nicho para captar un determinado tipo de clientes.

Las marcas de alto valor son aquellas que pueden cobrar un precio premium, por encima del promedio del mercado, tanto en sus servicios 1:1 cómo en sus programas grupales y cursos online porque tienen un alto grado de diferenciación en relación a su competencia.

En mi trabajo me encuentro con propuestas de mujeres increíblemente profesionales que podrían posicionarse claramente como una marca de alto valor pero que no consiguen materializarlo porque no comunican su valor de la forma efectiva y en consecuencia, no llegan a la audiencia correcta y dispuesta a pagar por sus servicios.

Cuando esto ocurre muchas suelen frustrarse y algunas, incluso, prefieren bajar sus precios para tener más trabajo en vez de pensar en como atraer más clientes dispuestos a pagar por el indiscutible aporte y diferencial que ofrecen.

Para entender que puede estar faltando en esa ecuación, o que impide que un servicio de alta calidad sea percibido como una marca de alto valor y pueda cobrarlo por lo que realmente vale, enumeré 3 puntos que son imprescindibles cumplir:

1.Lograr una marca y diseño web alineados con la alta calidad y el calibre del servicio que ofreces. Nuestros clientes interactuan diariamente con distintas marcas y esto los hace cada vez más exigentes a la hora de juzgarlas.

Algunos números que lo sustentan: las primeras impresiones de una marca están relacionadas en un 94% con el diseño (fuente: Reserachgate), el 75% de los consumidores admite emitir juicios sobre la credibilidad de una empresa en función del diseño de su sitio web (Fuente: KinesisInc), la presentación consistente de una marca es capaz de aumentar los ingresos de un negocio en un 33%. (Fuente – Lucidpress).

En conclusión: para ser considerada una marca de alto valor debemos serlo pero cada vez más, también, parecerlo.

2. Tener precios que reflejen la real calidad de tu trabajo.  Seguramente oíste hablar de las 4Ps del marketing mix que significan: producto, precio, punto de venta y promoción. De acuerdo con esa teoría, estas 4 “P” son los componentes básicos de cualquier campaña de marketing exitosa.

Un negocio de alto valor comunica su diferencial y conecta de forma natural con su cliente ideal cuando la imagen que proyecta está alineada con los precios de sus servicios.

Algunos negocios tienen una imagen de marca de alto valor sin embargo se posicionan con precios bajos. Esta inconsistencia es tan perjudicial como el parecer “caro”. Los clientes suelen mostrarse escépticos cuando una marca es “demasiado accesible” en relación a lo que aparenta.

En conclusión: no ajustes tus precios por tu percepción del mercado, más bien construye un negocio integral y coherente con el valor que aportas.

3. Ser capaz de contrarrestar las objeciones de potenciales clientes brindando seguridad. Una marca que es percibida como de alto valor también puede enfrentar objeciones por parte de sus potenciales clientes. La web es el espacio indicado para que encuentren respuestas a sus dudas e inquietudes y, principalmente, respuesta a esas posibles objeciones.

El cliente castiga el miedo y compra seguridad. Si deseas ser una marca de alto valor debes comunicarlo claramente en todas las aristas de tu negocio empezando por una estética elevada que consolide tu autoridad y te brinde aún más confianza para presentarte a tu audiencia.

En conclusión: algunos clientes necesitarán más información y debes estar preparada para ofrecerla. Si te sientes segura podrás defender tus precios sin jamás dudar de tu valor.

Cuando deseas posicionarte como una marca de alto valor pero no cumples estas 3 condiciones es probable que sientas que estás ofreciendo tus servicios a un público que no está listo para adquirirlos, cuando en realidad, tu negocio no está comunicando su valor real de la forma correcta.

Un indicador de este des-posicionamiento es recibir demasiadas consultas de clientes que no pueden pagar por tus servicios.

El primer paso para ir de tu situación actual a la deseada es transformar los aspectos de tu negocio que están transmitiendo un mensaje confuso: el posicionamiento de tu negocio a través de tu identidad de marca, la estructura de tus precios y servicios y/o la información y experiencia que estás ofreciendo a tus potenciales clientes desde la primera interacción con tu página web.

Para tener una marca de alto valor debes estar dispuesta también a refinar las áreas de tu negocio como la comunicación, la jornada del cliente, el contenido y el marketing para mantener todos los elementos alineados entre sí.

No todas las marcas son de alto valor y eso es parte de la oferta de un mercado que debe satisfacer distintas necesidades. Sin embargo, si sabes que tu marca lo es no dudes de tu capacidad ni de la calidad del servicio que brindas.

Transformarse en una marca de alto valor requiere estar muy preparada para atender a una audiencia exigente pero dispuesta a reconocer y retribuirte por tu diferencial, y eso no tiene precio.

Para seguir leyendo…