PAULA CANO

Comparte este post con una amiga

¿Cómo un diseño web minimalista puede llamar la atención y cumplir tus objetivos de venta?

La capacidad de atención de los visitantes, incluida la nuestra, tiende a ser bastante corta en los días de hoy. Solemos visitar webs para encontrar rápidamente lo que buscamos. Un diseño web limpio, minimalista y orientado a la conversión, que guíe a los visitantes sin problemas hacia tus servicios puede marcar la diferencia. Sin embargo esto no significa necesariamente que sea rápido, fácil o sencillo de crear. A veces, los diseños más elegantes y modernos pueden requerir mucho cuidado, estrategia y tiempo.

Por esto quiero compartir en este post mis recomendaciones para lograrlo.

El diseño web minimalista no sacrifica detalles o intención, si no que muestra lo que realmente importa, es un diseño fácil de navegar, conecta con tu audiencia y ayuda a la decisión de compra.  

Cuando digo que el diseño web minimalista llama la atención y cumple tus objetivos de venta estoy diciendo, en otras palabras que es un diseño estratégico. ¿Porqué? Porque ayuda a que tus visitantes se centren en lo que más les importa.

No se trata de crear un sitio web a tu gusto; se trata de servir bien a tu audiencia. Esta es una de las barreras más comunes que encuentran los dueños de negocios: creer que su marca y web deben ser lo que aman y con lo que se sienten conectados, en lugar de lo que a su cliente potencial le encantará y con lo que se sentirá conectado. Un diseño web exitoso guiará a tus clientes potenciales de forma natural y comunicará tu experiencia de manera efectiva.

Los estándares de los visitantes (así como los tuyos como cliente) han ido en aumento. Esto implica que un visitante tiene expectativas en cuanto a la calidad del diseño y cuando tu web se alinea con estas expectativas logras brindar una experiencia fluida, sencilla y natural que invita a la conversión.

Mis recomendaciones para que te asegures que tu web sea estratégica siguiendo un concepto de minimalista son:

  1. Agrupa tu contenido de forma clara y asegúrate que página tiene un fin específico. Esto brinda seguridad y previsibilidad al visitante. Cuanto más simples sean tu menú de navegación y nombres de las páginas más a gusto se sentirán en tu web. Selecciona la fotografía cuidadosamente (la calidad de una web salta a la vista cuando la fotografía es de calidad, valga la redundancia) y revisa la redacción para garantizar que cada detalle sirva a tu audiencia de manera efectiva para comprender tu mensaje.
  2. Coherencia de marca. Yo sé que estarás cansada de leer y oírlo pero este es el primer indicador del tipo de negocio que tienes. Hoy en día los clientes dan por sentado que negocio sólido ofrece una experiencia sin sobresaltos. Utiliza de forma consistente en toda tu web desde la paleta de colores hasta los estilos de tipografía. Esto no solo comunica credibilidad si no que establece una base sólida para el crecimiento futuro.
  3. No le tengas miedo a los espacios en blanco. Dale a tu contenido lugar para respirar. Esto permite a los visitantes digerir el contenido y navegar por tu web con facilidad. Los blancos en una web son como las pausas en la respiración cuando leemos un texto, son vitales para procesar la información.
  4. Crea un llamado a la acción claro en cada página, no abrumes a tu visitante. Puede ser un botón o un link para: profundizar sobre un determinado servicio, conocer un poco más de tu trabajo visitando tu portfolio, agendar una reunión, realizar una compra o suscribirse a tu newsletter. El llamado a la acción (o CTA en inglés Call To Action) guiará a tus visitantes más fácilmente para que realicen acciones que conviertan.

Cuando desarrollo mis Webs Pre Diseñadas para mujeres que brindan servicios tengo presente cada uno de estos principios: claridad en los menús, páginas con objetivos concretos, estructura que se recorre sin sobresaltos, contenido fácil de procesar, priorización de la información, estética coherente y mucho más. Es la traducción del diseño minimalista con estrategia.

Lograr un equilibrio entre un diseño atractivo y minimalista puede ser un desafío, pero vale la pena asumirlo. Ya sea que elijas contratar a un diseñador web profesional o aplicar estos consejos por tu cuenta, recuerda que tu web no es solamente tu vidriera, es la responsable consolidar tu reputación y sentar las bases para el crecimiento de tu negocio.

Si te gustaría trabajásemos juntas en tu web te invito a que me cuentes sobre tu proyecto.

¡Hasta pronto!

Paula

Para seguir leyendo…