PAULA CANO

Comparte este post con una amiga

¿Cuanto cuesta un negocio digital (de verdad)?

¿Sabes cuál suele ser la mayor inconsistencia de una emprendedora digital? Lo que espera ganar vs lo que está dispuesta a invertir, porque tener un negocio digital (de verdad) hoy en día ya no es “barato”.

La facilidad que presupone tener una vidriera tan amplia y accesible como es internet muchas veces lleva a la falsa creencia que emprender online presupone una inversión baja. Pero la realidad es que a medida que la oferta de productos y servicios digitales aumenta, también lo hace la competencia y más difícil es diferenciarse y establecerse con profesionalismo en la era digital.

Por eso hoy quiero hablar abiertamente de un tema tabú: “$” y sincerar la pregunta ¿cuánto cuesta un negocio digital (de verdad)?

Antes de empezar a hablar de números concretamente déjame hacer una salvedad. Si bien existen distintos tamaños de negocios en cualquier rubro (no es lo mismo la tienda online de Zara que la de un negocio pequeño que recién empieza, por ejemplo) yo me enfocaré en el nicho en el cuál me especializo: negocios de mujeres que brindan servicios que muchas veces son gestionados de forma unipersonal o por un pequeño equipo. Por lo tanto, los valores que verás a continuación están en línea con ese tipo de negocios.

También aquí surge otro punto para asegurarnos que estamos hablando de lo mismo, tenemos que definir con claridad ¿que es un negocio digital? Esencialmente es un negocio que tiene presencia en internet mediante una web lo que permite que un potencial cliente pueda conocer detalladamente tus servicios 24hsx7 sin que estés disponible en tiempo real y que además ese negocio pueda estar automatizado en distintos grados (desde e-mail marketing hasta e-commerce básicamente) lo que permite que haya una interacción entre tu cliente y tu negocio sin tu intervención personal/manual. Por lo tanto, tener redes sociales no es sinónimo de tener un negocio digital.

¿Y porque es tan importante tener un negocio digital? Porque tu competencia lo está haciendo, y cada vez mejor con el objetivo de destacarse del “resto” para captar la atención del público que ambos comparten. El mundo digital se está moviendo hacia un entorno cada vez más profesionalizado donde el cliente elige el negocio que pueda ofrecerle información al instante, una experiencia agradable y un servicio eficiente (y las herramientas digitales contribuyen con un porcentaje cada vez mayor a ese objetivo).

Si no invertimos en digitalizar nuestro negocio tendremos cada vez menos posibilidad de captar esos clientes y la brecha con los negocios que sí lo están haciendo será cada vez mayor. Esta es la realidad de los grandes negocios pero principalmente, y cada vez más rápido, de los pequeños negocios de servicios cómo los nuestros donde la oferta se multiplica más rápido.

Hasta aquí hablamos del afuera, pero ¿que ocurre puertas adentro, en la cabeza de una emprendedora de servicios? Muchas temen invertir porque no quieren comprometerse con el negocio que imaginan (sueñan) y terminan entrando en un círculo vicioso, postergando decisiones y se frustran. Por lo tanto si estás en ese loop de “no se si es el momento de largarme, por ahora voy bien con instagram” te invito a pensar tu negocio con una mentalidad realista y desafiadora. Salvo los negocios iluminados por una varita mágica, no se genera rentabilidad partiendo de una inversión nula (o casi) por lo que hablamos al principio: cada vez más negocios/emprendedoras están invirtiendo y el cliente tenderá a elegir la propuesta que se presente más sólida.

Así que ahora sí llegó el momento de hacer números para entender cuánto se necesita para sostener un negocio digital (de verdad) que nos permita ser competitivos. Veamos primero los gastos mensuales:

  • Dominio y hosting: el primer año suele ser bastante económico, alrededor de 40€ x año, pero del 2do o tercer año en adelante pueden partir de 160€ anuales.
  • Plataforma de email marketing: hay de todos los tipos y colores, las que cobran por suscriptores, por funcionalidades y las que tienen una tarifa fija siempre. Podemos hablar de 15€ mensuales como un número inicial promedio, pero hay que tener en cuenta que eso puede ir en aumento así que elige muy bien la plataforma antes de empezar.
  • Plataforma de e-commerce: aquí también el rango es muy amplio. Yo trabajo con una que se adquiere la licencia por vida, pero la mayoría suelen ofrecer el servicio mediante un pago mensual. Si tu web está construida sobre WordPress está la opción de instalar Woocommerce que no tiene ningún costo. Sí hay que estar atentos a las comisiones adicionales por ventas que suelen cobrar algunas plataformas y las que cobran (sí o sí) las pasarelas de pago como Stripe o Pay Pal (los % suelen variar pero pueden estar entre 2 y 3% de las ventas).
  • Herramientas: dependerán de tu nicho específico y sus necesidades pero hablemos en general y de valores aproximados: Canva Pro (12€), Programación de Redes Sociales (Planoly por ejemplo vale 10€ al mes), Agendamiento Online (suelen ser gratuitas pero luego con más funcionalidades el valor mensual puede rondar los 10€), Reunión Online (yo uso Whereby que tiene un valor de 10€ x mes, pero hay diversas opciones y precios) y podemos extendernos mucho más (por ejemplo: Google Drive, Programas de Facturación Automática, Plugins específicos si trabajas con WordPress, etc, etc y más etc).

Solo a modo de ejemplo yo tengo en mi columna de gastos mensuales 20 líneas entre plataformas y herramientas de este tipo.

Otros ítems a tener en cuenta que hacen al funcionamiento pero no son exclusivos de un negocio digital: impuestos, publicidad, proveedores externos o empleados (si correspondiera).

Sin embargo antes de incurrir en estos costos mensuales tendrás que estar dispuesto a armar tu negocio digital propiamente dicho y esto requiere una inversión. A continuación detallo los rubros:

  • Sitio web (diseñador), más fotógrafo y más copy si deseas;
  • Seteo e integraciones de plataformas online (por ejemplo e-mail marketing), y
  • Asesoramiento legal que puede incluir desde registro de marca hasta redacción de páginas legales o contratos (si quieres hacer las cosas realmente bien).

¿Cómo dimensionar la inversión en el sitio web específicamente? La clave en este punto es comparar servicios similares: si bien es un rubro con gran oferta de profesionales los valores de propuestas afines suelen ser bastante coherentes. En otras palabras, si te encuentras con un valor muy dispar entre distintas propuestas de diseño web es porque no estás comparando alternativas (realmente) parecidas. ¿Donde pueden estar esas diferencias?:

  • En la experiencia del profesional (revisa su portfolio y presta atención si su estilo está alineado con el que deseas);
  • En los procesos (pregunta cómo es su forma de trabajo: el diseño de una web puede ser muy, muy, desgastante si no existe una metodología clara);
  • En la experiencia que pueden ofrecer (presta atención en los testimonios de anteriores clientes);
  • Rapidez con la cuál puede entregarte el servicio en funcionamiento (no aceptes una propuesta sin un compromiso claro de fecha de entrega, este suele ser el punto de mayor conflicto entre clientes y diseñadores);
  • También merece una mención muy especial la afinidad que sientas con el profesional en cuestión, eso tiene un valor y debe hacer parte de tu decisión.

Una web básica construida sobre WordPress puede partir de los 850€ *(solamente la web, sin integraciones) ¿Y porque esos valores son internacionales? Porque los profesionales de diseño pueden trabajar con clientes de cualquier parte del mundo, por eso los valores que perciben no dependerán del mercado donde estén físicamente establecidos si no de la calidad del servicio que ofrezcan y del nicho en el cuál se especialicen. (**)

Los rubros complementarios a diseño web son copy y fotografía. En mi caso el copy lo trabajo con formularios que pido completen mis clientes para nutrir todos los textos de su web y eso no conlleva por lo tanto un costo adicional. Pero si contrataras un copy (algunas clientes mías incluso teniendo los formularios lo han hecho) dependiendo del tamaño de la web podrías partir de 350€. El rubro fotografía es muy variable porque ese sí dependerá del país donde estés y cuanto cobren los profesionales allí. Mi recomendación es que no necesitas un fotógrafo(a) renombrado, busca un profesional idóneo con buenas recomendaciones.

Para el seteo de plataformas adicionales e integraciones el espectro puede ser muy amplio pero es conveniente separar una cantidad para ese fin, no menos de 300€ para algo básico relacionado con e-mail marketing. En mi caso particular, tanto el formulario que guía la preparación de los textos como la plataforma de e-mail marketing y agendamiento online ya están incluídos dentro de mi servicio de webs prediseñadas. Este es un ejemplo de lo importante que es comparar presupuestos que incluyan servicios similares y lo relevante de ofrecer procesos claros.

En lo que respecta asesoramiento legal existen paquetes que incluyen los requerimientos de textos legales básicos que debe incluir una web. Es importante des-mistificar este aspecto del negocio: hoy en día hay abogadas especializadas en pequeños negocios que ofrecen un servicio muy completo y la tranquilidad que tendrás a cambio lo vale (es sinónimo de empezar con el pie derecho). No tengo un valor para indicar porque también varia de país a país pero si necesitas recomendación de profesionales puedes escribirme.

Considerando todo lo que vimos anteriormente te invito a reflexionar si estás realmente comprometida a invertir en la construcción de tu negocio digital. No será fácil ni barato. Pero será rentable (de verdad) y estarás muy orgullosa de lo que lograste.

Espero este artículo te haya ayudado a orientarte en lo que vale y lo que cuesta, un negocio online.

¡Hasta pronto!

Paula

(*) Hago una salvedad para un mercado particular en el cuál he trabajado y lo hago también actualmente: Argentina. Debido a la inflación y a la devaluación los valores de los servicios pueden distorsionarse bastante y se pueden encontrar propuestas por valores muy distintos, aunque cómo menciono arriba, al ser el diseño un mercado de precios internacionales (porque son servicios exportables y los diseñadores pudiendo acceder a un mercado dolarizado tienden cada vez más a ello) el valor de los servicios en el mediano plazo también tienden a confluir a valores internacionales.

(**) Los valores indicados en este post no solamente están basados en lo que colegas y yo misma cotizo este tipo de trabajos si no que están en linea con el Pricing Ethical Handbook que es el manual de referencia de diseñadores de distintas especialidades tanto en precios como en mejores prácticas de la profesión.

Para seguir leyendo…