PAULA CANO
Un enfoque distinto para determinar la paleta adecuada las estaciones del año

Comparte este post con una amiga

Un enfoque distinto para determinar la paleta adecuada: las estaciones del año

Hablo mucho de este tema no solo porque me gusta si no porque es dónde los pequeños negocios más suelen fallar, al final de cuentas muchos piensan ¡no puede ser tan complicado combinar 4/5 colores! Y justo ahí está el error. No porque sea complicado hacerlo si no porque hay que ir mucho más allá de lo puramente estético.

El aspecto que más retiene la audiencia de una marca son sus colores, y una mala decisión puede transmitir lo que no deseas, confundir a tu audiencia y perjudicar la percepción que tendrán de tus servicios.

No hay una receta para crear una paleta, pero sí existen métodos que nos acercan con poco (poquísimo) margen de error a construir una identidad que haga ese clic con los clientes que un negocio desea atraer.

Gran parte de ese trabajo, que a los diseñadores nos resulta natural y tiene mucho que ver con sensibilidad, puede ser un dolor de cabeza para quienes crean sus propias marcas y no están relacionadas con el mundo del diseño.

En este artículo quiero enseñarte una forma placentera de hacerlo y llegar a un resultado sorprendente. La única condición es que deberás seguirlo paso a paso. Cuando te dispongas a hacerlo no lo tomes como un método aburrido, si no como un juego creativo y distendido.  Si pudieras hacerlo un fin de semana sería mejor aún.

Primer paso: Cuestionario (el que más resistencia genera y el más importante: tu cliente ideal).

La mayoría se tienta a saltear este paso, porque piensan que se lo saben de memoria o porque lo hicieron antes, la realidad es que si no lo vuelves a hacer en esta oportunidad este ejercicio no valdrá la pena. Para tomarte este método en serio por favor repasa estas preguntas con detenimiento y profundidad para tener la representación clara de quién es tu cliente ideal.

Seguro ya oíste hablar de lo importante que es trazar su perfil demográfico con preguntas como: donde vive, edad y sexo.

Pero también ya sabes que hay detalles que cuentan más en la determinación del perfil de tu cliente:

  • ¿Dónde suele comprar? Que marcas les gusta de ropa, deportes, supermercado, productos de belleza.
  • ¿Cuál es su flor preferida?
  • ¿Cuál es su cóctel favorito? O talvez su marca de gaseosa, bebida, etc.
  • Imagínalo como anfitrión de una fiesta y piensa como sería: la decoración (el color de los manteles, vajilla), los centros de mesa, la ambientación. ¿Qué tipo de música crees que habría en el evento (identifica en especial 2 o 3 canciones)?;
  • Por último, si tuvieras que asociarlo su estilo a una época cuál sería? De los 70´s, 80´s o quién sabe tiene un estilo más clásico de los 20´s talvez?

Antes de empezar a responderlas, atención: este NO es tu propio estilo personal, sino el estilo de tu marca. Si posible anota cada respuesta, ya en tu mente esto va tomando color…

Segundo paso: Diversión (el tablero de Pinterest)

Con la visión de tu cliente ideal del paso 1, voy a pedir que te permitas jugar con un tablero de Pinterest y buscar imágenes de distintos tipos:

  • moda,
  • decoración,
  • letras/tipografías,
  • papelería,
  • texturas,
  • tramas,
  • comida,
  • estilo de vida,
  • eventos, etc.

Con el perfil que trazaste anteriormente esto es mucho más fácil y podrás construir el tablero con mucha facilidad.

Cuando hayas hecho unos 30/40 pines, tómate un instante de descanso y vuelve a mirar ese tablero, ahora quita todo aquello que a simple vista “no encaja”, deja tu tablero lo más depurado posible.

Tercer paso: Leamos el resultado (como si fueran estaciones del año)

Vuelve a tu tablero de inspiración. Percibirás que puedes alinearlo con una estación del año. ¿Cuál es: primavera, verano, otoño o invierno? Si sientes que hay elementos de distintas estaciones vuelve a depurar el tablero y quédate con lo esencial.

Usaremos la estación del año para, ahora sí, encontrar la paleta de colores adecuada.

Esta metodología es una excelente forma de trabajar la identidad porque nos permite identificar a través de la estación del año las emociones que deseamos transmitir a nuestra audiencia y traducirla en una paleta colores con la ayuda de la psicología del color (que es el estudio de cómo cada color impacta en cómo percibimos a una marca).

En síntesis: una vez que encuentres la estación que crees mejor representa a tu marca, podrás identificar las principales sensaciones asociadas a dicha estación y finalmente los colores que las transmiten de acuerdo a la psicología de los colores.

Para hacerlo más tangible así es cómo se perciben las marcas de acuerdo a la estación asociada:

Primavera

Suele asociarse con marcas calmas, suaves, frescas, delicadas, femeninas, amables.

Verano

Suele asociarse con marcas brillantes, atrevidas, energéticas, alegres, seguras, salvajes, creativas.

Otoño

Suele asociarse con marcas cálidas, de estilo boho, orgánicas, casuales, naturales, relajantes.

Invierno

Suele asociarse con marcas modernas, refinadas, atemporales, sofisticadas, minimalistas, hechas a medida, exclusivas.

Si tu tablero luego de depurado aún tuviera un mix de estaciones, o la predominancia de una estación con algunos elementos de otra, escribe las palabras que representan ese tablero con ese mismo mix (por ejemplo: si es primavera pero con un toque de invierno elige 3 palabras de primavera y una de invierno).

Ahora que ya sabes cuál es tu estación podrás buscar los colores que reflejan esas emociones, podrás encontrarlas en este cuadro.

¡Tengo un post donde detallo además como elegir la composición de la paleta (podrás leerlo aquí)!

Y así, casi como parte de un juego, encontraste la estación que mejor se corresponde con tu marca y sabrás que colores son los adecuados para comunicarlo.

Espero te hayas gustado este post, y principalmente te traiga claridad en cuanto a la elección de la paleta. No se trata solamente de hacer una linda combinación si no de proveerla de significado para que sea el puente entre tu marca y tu audiencia.

Hasta pronto. 🤎

Paula

Para seguir leyendo…